Coldeportes



barra
a a a a

jueves, 18 de octubre de 2018

El futsal de Supérate, la esperanza de los niños del Catatumbo

La Institución Educativa San Miguel de Hacarí tiene un grupo especial de jóvenes. Diez niños de 13 y 14 años viajaron al Regional Centro Oriente de Bucaramanga para buscar un sueño jugando futsal y mostrarle al país que en el Catatumbo los buenos son más.

La situación de violencia en la zona del Catatumbo hace que las oportunidades de surgir sean escasas. Los jóvenes deben enfrentarse al miedo para poder cumplir sus sueños. Eso sí, los buenos son más y las ilusiones no desaparecen. Este es el caso de 10 niños y su profesor de la Institución Educativa San Miguel del municipio de Hacarí, Norte de Santander, que han visto en el deporte y en Supérate Intercolegiados una luz de esperanza.  

Juan Diego Rodríguez es uno de los integrantes del equipo. Este joven de 14 años anhela jugar fútbol en un equipo grande de Colombia, pero antes de llegar a la cúspide de su sueño espera mostrarle a Colombia que en su tierra nace gente buena. “Queremos sacar la parte positiva del Catatumbo, lo alegre y lo bonito, dejar la mala fama que nos dejan personas que no tienen corazón”, dice el talentoso jugador.  

En el camino se han encontrado con dificultades y las condiciones económicas desempeñan otro papel fundamental a la hora de sobrepasar obstáculos. Así lo afirma Jheiner Castilla, profesor y entrenador del equipo nortesantandereano quien no escasea en hablar de los sacrificios a los que se enfrentan: “hemos llegado con las uñas, los docentes apoyan a estos muchachos y aportan de su bolsillo para la preparación e implementos. Estamos felices de estar en este regional pues en estas competencias no solo se vive el deporte, la parte social también ha sido importante, podemos convivir y compartir con compañeros de otros municipios, los niños están muy felices porque es la primera vez que salen del municipio… El recibimiento en la institución cuando quedamos campeones departamentales fue muy emotivo, nos llenó de mucha emoción”, recalcó Castilla.  

Un triunfo frente al Colegio Isabel La Católica de Meta y un empate contra el Salesiano Juan del Rizo de Bogotá los tiene con todas las posibilidades de clasificar a la final de Barranquilla: “somos niños que vivimos en medio de la violencia y acá venimos a cumplir nuestros sueños. Estamos muy bien y vamos por más”, expresa Juan Diego.  

El Superior de Comercio de Barrancabermeja y Nuestra Señora de la Antigua de Boyacá, son los dos peldaños que le faltan al equipo de Hacarí para materializar su sueño. Faltará ver qué pasa, lo que sí es seguro es que volverán al colegio como todos unos campeones.    

[Ver en formato amigable para la impresora]
barra verde
[Página generada en: 1.896 segundos] [Querys Ejecutados:286] [Querys Cacheados:0]