Coldeportes



barra
a a a a

lunes, 04 de diciembre de 2017

Natalia Linares será la abanderada en Cochabamba
Este lunes desfilarán las delegaciones e inician las competencias

Con esa sonrisa gigante y la seguridad que la caracteriza, la atleta vallenata portará la tricolor en el desfile que se realizará a las 10 a.m.

El 3 de enero, cuando cumpla 15 años no quiere una fiesta con vestido estrambótico de esos que tienen adornos como de ponqué sino una reunión de amigos con vallenatos clásicos. En eso es enfática la atleta Natalia Linares, que no solo está considerada por los especialistas como una de las deportistas con mayor proyección del país, formada en el programa Supérate Intercolegiados, sino que tiene el honor y la responsabilidad de ser la abanderada de la delegación colombiana que desde este lunes 4 de diciembre competirá por retener el título de los Sudamericanos Escolares, que obtuvo el país en 2016 en Medellín y que ahora tienen sede en Cochabamba, Bolivia. 
A las 10 a.m., de este lunes, la joven de Valledupar presidirá el desfile de los 171 deportistas y entrenadores que competirán en nueve deportes (ajedrez, atletismo, para atletismo, balonmano, baloncesto, fútbol sala, natación, tenis de mesa y voleibol): "Es un orgullo llevar esta bandera, porque significa que ya he trabajado por esto, lo logré y ahora voy a a representar a mi país que es Colombia". 
¿Cuáles son sus rivales más fuertes en estos Sudamericanos?
La rival más fuerte soy yo; porque tengo mi marca, impuse mi marca -5,74 m., récord nacional de salto largo en su categoría- y esa es la que voy a lograr. Quiero romper mi récord, suramericano y nacional, y también hacer récord en 150 (m. planos) y ganarme esos relevos para colgarme las medallas de oro. 
Todos los días, a las 5 a.m., Natalia sale a entrenar hasta las 8 de la mañana, cuando inicia clases en el Gimnasio del Norte, de Valledupar, donde cursa noveno grado completamente becada por la institución gracias a sus logros. Su segunda jornada de entrenamiento va de 4 de la tarde a 8 de la noche; después vienen las tareas del colegio. 
¿Qué tan difícil es para una adolescente tener que renunciar a la rumba, los amigos y el novio para dedicarse a entrenar?
Creo que cuando uno tiene amor y pasión por lo que hace no es tan difícil; si pones una meta, se te olvida el resto y solo estás dispuesta lograr eso que te mueve. 
Con más de 56 medallas en su palmarés, la mayoría de oro y entre las que se destacan las 3 que ganó en los pasados Sudamericanos, Natalia ya ha llamado la atención de los metodólogos que la están cuidando y preparando para nacionales y olímpicos. Incluso Ubaldo Duany, el entrenador de nuestra medallista olímpica Caterine Ibargüen, la invito a entrenar en Puerto Rico al conocer su potencial. Allá, a mediados de este año y durante más de dos meses compartió pista y recibió consejos de Ibargüen. 
¿Cuál es el modelo a seguir?
Por supuesto que nuestra colombiana Catherine Ibargüen. A ella le aprendí que en en este deporte hay que tener amor, pasión y consistencia.  Eso es lo que espero brindarle al atletismo. 
A la hora de saltar, en ese instante justo, ¿en qué piensa, en que vallenato se inspira y a quién se encomienda?
Me encomiendo primero a Dios, porque es el que todo lo puede y lo que pienso es que debo hacer esos 6 (m.) o esos 7 (m.). 
¿Qué viene después de Bolivia?
Con el favor de Dios, la preparación para unos Juegos Nacionales y unos Olímpicos. Me imagino teniendo en mi pecho una medalla de la Liga Diamante y por supuesto la olímpica. 
Usted es muy joven pero ya es un referente para otros deportistas, ¿qué tiene para decirles a ellos, que la siguen?
Lo mismo que me enseñó Caterine, la necesidad de tener amor, pasión y consistencia; y que hay que ponerse una meta; con eso, el resto se olvida.

prensa Supérate

[Ver en formato amigable para la impresora]
barra verde
[Página generada en: 1.618 segundos] [Querys Ejecutados:283] [Querys Cacheados:0]